SEÑALES QUE ALERTAN UN POSIBLE TOC

Todas las personas tenemos obsesiones y manías, pero cuando esas manías empiezan a alterar la vida y el bienestar de quien las sufre podría tratarse de un trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

¿Cómo distinguir una simple obsesión sin trascendencia de un TOC? María del Pino Alonso Ortega, psiquiatra de la Unidad de Trastorno Obsesivo Compulsivo del Hospital de Bellvitge, de Barcelona, explica que tener un trastorno obsesivo significa experimentar dos tipos de fenómenos. Por un lado, pensamientos, imágenes o impulsos que son ajenos al paciente, que no quiere tener y que tienden a ser repetitivos. En este punto aclara que esos pensamientos “no son nunca de cosas buenas, sino que tienen siempre un contenido de amenaza, de que algo malo va a suceder”. Por ejemplo, si no me lavo las manos otra vez me voy a contaminar, o si no reviso una vez más las hornallas de la cocina puede explotar o incendiarse la casa.

El otro tipo de fenómeno es el de las compulsiones que son los actos que el paciente se siente obligado a hacer para neutralizar esos pensamientos o imágenes que le vienen a la cabeza.

Cómo saber si una obsesión es patológica

Hay dos tipos de signos que ayudan a los psiquiatras a discernir cuándo se trata de una simple manía y cuándo se ha convertido en un trastorno: el malestar que causa y el tiempo que consume.

  • MALESTAR

 Se puede sospechar de la existencia de un TOC cuando el malestar de la persona afectada empieza a ser muy extremo si intenta dejar pasar sus obsesiones y compulsiones. Una cosa es decir: “Volvería a comprobar si cerré con llave, pero tengo una reunión en el trabajo y voy a llegar tarde”, y otra es postergar todas tus obligaciones para regresar a casa a chequearlo. Posiblemente si estamos acompañados, inventaremos otra excusa como que nos hemos olvidado de algo. Los profesionales indican que en el 90% de los casos la persona sabe que es algo absurdo lo que está haciendo, pero no lo puede evitar.

  • TIEMPO QUE CONSUME

La segunda señal de alerta está al perder demasiado tiempo en esas comprobaciones o actos rituales. Los expertos coinciden en señalar que el límite estaría en una hora. Cuando un individuo dedica más de una hora al día a esas acciones compulsivas es cuando se puede empezar a pensar que se trata de un TOC. 

Fuente consultada: https://cuidateplus.marca.com/bienestar/2020/10/07/senales-alertan-trastorno-obsesivo-compulsivo-175161.html

Los comentarios están cerrados.