CONSECUENCIAS DE TDAH EN ADULTOS

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno que se va haciendo más complejo a medida que pasa el tiempo, especialmente si no es diagnosticado y tratado de forma precoz.

Al comienzo, este trastorno sólo se muestra a través de desatención, hiperactividad e impulsividad, pero si no se detecta a tiempo, comienza a afectar al desarrollo del aprendizaje, y luego al comportamiento. Por eso, la adolescencia suele ser una etapa crítica para el TDAH, sumado al riesgo del fracaso escolar, que se ve potenciado en estos pacientes.

En adultos, la prevalencia de TDAH está alrededor del 3% de la población. Si bien son cifras menores a las que vemos en los más jóvenes, lo preocupante es que casi el 90% de los adultos con TDAH no están identificados ni mucho menos, diagnosticados.

Síntomas

El doctor Javier Quintero, responsable del servicio de Psiquiatría del Hospital Infanta Leonor de Madrid (España), contó en una nota al Diario La Nación que los síntomas en adultos son los mismos que en las etapas tempranas: dificultades atencionales, hiperactividad e impulsividad.

"Lo que suele pasar es que la expresión de esos síntomas es diferente. Por ejemplo, la hiperactividad muchas veces es referida como una sensación de inquietud interna, más que la hipercinesia que vemos en los niños. Son muy relevantes las dificultades atencionales, que ahora afectan a su funcionamiento laboral, en forma de errores recurrentes o de despistes, así como la impulsividad, que en la edad adulta es más verbal que física", explica el psiquiatra.

Pero mas allá de estos síntomas, el doctor Quintero menciona que debemos fijarnos en la repercusión de los mismos sobre otros problemas como ansiedad, depresión o consumos de alcohol o drogas, que suelen ser los principales problemas asociados a un TDAH no tratado adecuadamente.

Fuente consultada: Diario La Nación

Los comentarios están cerrados.