CÁNCER DE MAMA EN MUJERES -45 AÑOS

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cáncer en mujeres de países desarrollados y en vías de desarrollo. En el caso de Argentina, representa el 17% de todos los tipos de cáncer. En nuestro país, se diagnostican más de 19.000 casos por año y mueren alrededor de 6.000 personas como consecuencia de esta enfermedad que, tratada en sus estadios iniciales, tiene posibilidades de curación en el 90% de los casos.

“El cáncer de mama es una patología que se diagnostica mayormente a partir de los 50 años, pero desde hace tiempo, colegas y pacientes sostienen que cada vez se diagnostican más casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes”, señaló en una nota de Infobae la doctora Verónica Sanchotena, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM).

Según las conclusiones de un estudio sobre cáncer de mama en Argentina (PROYCAM 2012), cerca del 25% de los casos de cáncer de mama se presentan por debajo de los 50 años.

Algunas causas

Si bien los antecedentes familiares suelen ser factores de riesgo muy importantes, el llamado cáncer de mama genético o hereditario, no es el más frecuente. El nivel de estrés, los factores ambientales y alimentarios (conservantes, estabilizantes, edulcorantes, grasas, azúcares, etc.) y el consumo de alcohol tienen un impacto a nivel genético, cerrando el círculo de sucesos involucrados en la carcinogénesis.

El riesgo también aumenta en mujeres a partir de 30 años que no hayan tenido hijos. En la actualidad, las necesidades laborales, estudios, mayores oportunidades para la mujer, obligó a postergar el deseo de maternidad temprana y el consiguiente aumento del riesgo.

Existen también muchos compuestos químicos presentes en cosméticos, plásticos, insecticidas, detergentes, pesticidas, resinas, envases y otros productos de uso cotidiano que contaminan el medioambiente y que, incorporados al organismo, afectan su equilibrio hormonal. Las causas estarían dadas por el aumento de los estrógenos en sangre, hormona relacionada con los tumores de mama hormonodependientes, por la alteración del metabolismo de ácido fólico, que interviene en la reparación del ADN celular y ciertos carcinógenos como el etanol.

Detección temprana y prevención

Llevar una vida sana, realizar actividad física regularmente, mantener una alimentación pobre en grasas, incorporar frutas y verduras a la dieta, disminuir el consumo de alcohol, abandonar el tabaco y evitar el sobrepeso, son pequeños cambios que podemos hacer a fin de disminuir el riesgo de cáncer de mama.

Cabe recordar que cuanto antes se detecte la enfermedad, mayores son las posibilidades de curación. Por eso es importante el autoexamen, una herramienta útil que permite un mejor conocimiento de las mamas, lo que contribuye al diagnóstico, ya que un gran porcentaje de los casos llegan a la consulta por la palpación de un bulto. Por supuesto que este recurso no reemplaza a la consulta médica, ni a los estudios anuales.

Fuente consultada: Infobae

Los comentarios están cerrados.