¿TE QUEDÁS SIN AIRE? ¡PUEDE SER ASMA!

¿Sabías que Diane Keaton, Martín Scorsese y David Beckham son asmáticos? ¡No le tengas miedo! Se puede actuar, dirigir películas e incluso jugar al fútbol aunque cueste respirar. Por eso, en el Día Mundial del Asma te contamos qué es y cómo prevenir un episodio característico de esta enfermedad.

El asma es una enfermedad cada vez más frecuente entre niños y jóvenes. Alrededor del 5% de la población adulta y del 10% de los niños y adolescentes en países industrializados la padecen. Se trata de una respuesta del organismo a diferentes estímulos que producen alergia, por ejemplo, el polen, el humo o el aire frío. Se caracteriza por episodios de dificultad respiratoria, en los cuales aparecen síntomas como tos, pitidos al respirar y sensación de ahogo, aunque estos varían según la edad. En los niños prevalece la tos, especialmente durante la noche, mientras que en los adultos los tres principales síntomas son la rigidez en el pecho, los silbidos y la fatiga en la noche.

 

¿Qué lo causa?

Polen: Aunque la polinización ocurre durante la primavera, existen variaciones según los climas y los tipos de plantas. La alergia al polen suele generarse cuando sus concentraciones son mayores a 50 granos por metro cúbico de aire.

Ácaros del polvo: Estos son parásitos microscópicos que habitan en el polvo de las casas y se alimentan de escamas de la piel y otros residuos. Necesitan ciertas condiciones para desarrollarse: 25°C y un 85% de humedad.

Alimentos: Los episodios de asma relacionados a ciertos alimentos suelen ocurrir durante la infancia, e incluyen otros síntomas, como la urticaria o los vómitos, por lo que suelen confundirse con intoxicaciones alimentarias. Los productos que mayores reacciones provocan son la leche, los huevos y el pescado. En la edad adulta este tipo de asma es menos frecuente.

Hongos: Algunos hongos producen alérgenos. Su liberación depende de la humedad, la temperatura y de la existencia de materia orgánica en el entorno. Las épocas en las cuales más se desarrollan son otoño y primavera.

 

Síntomas y prevención

Durante las crisis asmáticas, la mucosa que recubre los conductos respiratorios se inflama y se genera un moco espeso que obstruye los conductos de las vías aéreas. Los músculos que rodean estos conductos se contraen e impiden el paso del aire. Las características básicas de los episodios de asma son la inflamación, el aumento de la sensibilidad y la obstrucción bronquial.

Aunque el asma no tiene cura, se pueden tomar una serie de medidas para prevenir una crisis. Algunos consejos:

  • Cuando el asma se da por factores externos, es recomendable evitar la exposición (polen, ácaros del polvo, hongos). Los síntomas más frecuentes de la alergia al polen son picor en los ojos, estornudos y goteo nasal. A las personas que presentan alguno de estos s,se les recomienda esentan alguno de estos síntomas se les recomienda acudir al alergólogo.
  • Evitar los ejercicios intensos en épocas de polinización. Esto puede generar dificultades respiratorias que desemboquen en un ataque de asma.
  • Aquellos que padecen rinitis deben tener especial cuidado, ya que esta enfermedad suele preceder al asma.
  • Los asmáticos diagnosticados deben realizar un seguimiento estricto del tratamiento, incluso si notan mejoras. Además, deben abstenerse completamente de fumar.
  • En el caso de que el asma esté relacionado a la exposición a harinas, maderas u otros productos en el entorno de trabajo, debe haber un correcto sistema de ventilación.

¿Tenés asma? Contactate con Fundaler, una organización que se encarga de brindar servicios para ayudar a los pacientes a controlar su enfermedad. Llamalos al 4307-4050 de 9 a 17, escribiles a secretaria@fundaler.org.ar o simplemente acercate a la fundación en Dr. E. Finochietto 894,  ciudad de Buenos Aires.

 

Fuente: www.cuidaplus.com

Los comentarios están cerrados.