Sugerencias que mejorarán tu día

Comer primitivamente
La mejor dieta es aquella basada en los alimentos que hemos estado comiendo a lo largo de la historia de la humanidad: frutas, verduras, frutos secos y semillas, carne, pescado y huevos. Hay que volver a una dieta primordial.

Ejercitarse a diario
Realizar una gimnasia sencilla, con dinámicas de ejercicios de resistencia permite mantener la masa muscular y fortalecer el cuerpo. No hace falta “matarse en el gimnasio” sino asumir el compromiso de dedicarle quince minutos antes de bañarte o de irte a la cama a unas series de flexiones, abdominales y sentadillas.

Disfrutar la comida
Rompé con la rutina y tomate un descanso saludable para almorzar. No comas distraído o frente a tu computadora, porque perderás el placer de disfrutar los alimentos y terminarás comiendo de manera mecánica. Comé pausadamente, saboreando y disfrutando cada bocado. Así ayudarás al proceso digestivo.

Mantenerse hidratado
Somos agua. El agua es portadora de nutrientes, reguladora de la temperatura corporal y un desintoxicante natural. Mantenernos hidratados influye en nuestros niveles de vitalidad y energía.

Caminar y airearse
Aprovechá la hora del almuerzo y asignate unos minutos para una caminata por alguna plaza cercana o simplemente da un par de vueltas a la manzana. Esta actividad te permitirá distraer tus pensamientos, relajarte y cambiar el aire. Salí a estirar las piernas un poco, como si se tratase de una parada estratégica en el camino. Tu día cambiará.

Dormir y soñar
Meterse en la cama a las 22 hs. es una inversión en bienestar. Apagar la compu o la tele temprano es todo lo que se necesita para crear el tiempo para dormir más temprano. Un buen sueño tiene la capacidad de optimizar la energía mental y física.

Los comentarios están cerrados.