QUÉ HACER SI TU HIJO ES ADICTO A LA TECNOLOGÍA

La adicción a la tecnología puede convertirse en un problema grave en los niños. De hecho, llega a transformarse en enfermedad incluso en adultos, a pesar de que ya hemos desarrollado capacidad cognitiva total para saber que esta situación de exceso no es normal.

Precisamente por la falta de capacidad cognitiva del niño, que aún no se ha desarrollado totalmente, es especialmente preocupante la adicción a la tecnología en pequeños. Incluso se conocen problemas graves en chicos con tan sólo 8 años.

La tecnología aporta un mundo de estímulos visuales y auditivos que resulta muy atractivo para todos, especialmente para nuestros pequeños. Además, nos puede facilitar la vida en gran medida, siempre que sea usada de forma comedida y sensata.

Así pues, es evidente que podemos convertir a la tecnología en un gran aliado a la hora de hacer felices a nuestros pequeños. Permite darle entretenimiento, educación y buen desarrollo siempre que se use de forma lógica y segura.

CÓMO SABER QUE MI HIJO TIENE ADICCIÓN A LA TECNOLOGÍA

 

Descubrir que nuestro hijo tiene adicción a la tecnología es relativamente sencillo. Sólo hemos de observar al pequeño cómo se comporta cuando está en posesión de un móvil, una tablet o una computadora y cómo lo hace cuando no los tiene entre manos.

Si observamos que nuestro hijo comienza a usar abusivamente la tecnología, casi con compulsión y ansiedad, y ya no por placer sino por pura necesidad sin ningún tipo de control sobre sí mismo, tratando de reducir su estado de nervios en el uso de la compu, tablet o móvil, es evidente que el pequeño tiene un problema.

No obstante, aquellos niños que desarrollan su vida en ambientes poco comunicativos sí es posible que no sufran adicción a la tecnología pese a un cierto abuso, pues es su medio para expresar sentimientos y deseos, hecho que mejorará su autoestima.

Sin embargo, con aquellos pequeños que, aun teniendo límites para el uso tecnológico, se los saltan, desobedecen e incluso dejan de lado otras formas de entretenimiento y responsabilidades para usar una compu o un móvil, debemos estar alerta.

IDENTIFICAR A UN NIÑO ADICTO A LA TECNOLOGÍA

 

Para identificar a un niño que es adicto a la tecnología debemos ser capaces de localizar una serie de síntomas específicos que nos llevarán a ponernos en manos de un profesional especialista en caso de que el problema exceda nuestras capacidades y conocimientos:

 

  • Mirá si tu hijo antepone siempre el uso tecnológico en primer plano, dejando de lado otras obligaciones o formas de entretenimiento.
  • Observá si no respeta horarios y rutinas como la hora de comer, dormir o ir al colegio.
  • Denotá si la comunicación con tu hijo cada día es menor e incluso marca una barrera física.
  • Si abordás el tema tecnológico con él, comprobá su reacción. Si se muestra frustrado y enojado, puede ser problemático.
  • Si usa la mentira y justifica su conducta omitiendo la verdad, el joven puede sufrir una adicción.

 

QUÉ HACER SI MI HIJO ES ADICTO A LA TECNOLOGÍA

 

  • No es sencillo solucionar el problema de un niño adicto a la tecnología. La prohibición no es la forma, pues sólo generará distancia, desconexión, incompresión, rabia y dolor. El objetivo final es que el chico reconozca su problema, es la única forma de ayudarle.
  • Una buena opción es tratar de ir introduciendo progresivamente actividades entre padres e hijos o con amigos que se alejen de la tecnología pero que le puedan resultar atractivas. De esta forma conseguiremos poco a poco desviar la atención del pequeño.
  • También hemos de delimitar horarios y reglas que el joven deberá cumplir. No debemos demonizar el uso de la tecnología, pero tampoco permitir el abuso. Simplemente hay que hacerlo de forma sensata para que sea una parte más de la vida social, personal y diaria del niño.
  • Si tu hijo sufre una adicción a la tecnología, debemos implicar a todos los actores que forman parte de su desarrollo y educación. Hablar con profesores, amigos y familiares para que entre todos se aumenten las competencias cognitivas del pequeño y aprenda a ver su problema por sí mismo.
  • En última instancia, si el problema está excesivamente avanzado y nada de lo anterior funciona, debemos ponernos en manos de un psicólogo infantil profesional que pueda tratar la adicción a la tecnología del pequeño.

 

Fuente: www.eresmama.com

Los comentarios están cerrados.