¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que afecta mayormente a adultos jóvenes entre los 15 y 40 años. Es considerada la segunda causa de discapacidad después de los accidentes de tránsito y afecta aproximadamente a 8.000 argentinos de manera crónica. Te invitamos a conocer de qué se trata.

La esclerosis múltiple es una patología autoinmune que afecta la mielina que recubre el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos, provocando la aparición de placas escleróticas que impiden el funcionamiento normal de las fibras nerviosas. No es una enfermedad contagiosa, y se da con mayor frecuencia en mujeres que en varones.

La mielina es una sustancia grasa que actúa como aislante de los nervios, permitiéndoles transmitir los impulsos rápidamente. Cuanto más rápida y eficientemente se realiza esta transmisión, más suaves y coordinados son nuestros movimientos, aún cuando nuestro esfuerzo consciente sea el mínimo posible.

El sistema inmunológico en los pacientes con esclerosis múltiple, no reconoce a la mielina como una sustancia propia del organismo, por lo que responde atacándola como lo haría contra un microorganismo agresor, y el daño que provoca en ella es el responsable de los síntomas, al dificultar la correcta transmisión de los impulsos nerviosos.

Esto explica por qué la anomalía inmunológica producida por la esclerosis múltiple se traduce en:

• Problemas de coordinación y equilibrio
• Cansancio
• Debilidad muscular
• Alteraciones en la vista (visión doble o borrosa)
• Dificultades para pensar y memorizar
• Temblor en las manos
• Pérdida de fuerza
• Problemas de control urinario
• Sensaciones de picazón, pinchazos o entumecimiento

Si bien la enfermedad no tiene cura hasta el momento, algunos fármacos y recomendaciones favorecen al alivio de los síntomas y ayudan a que el avance sea más lento. De todos modos, la recuperación implica una desaparición parcial de los síntomas, que puede llevar semanas, meses o años. El tratamiento para esta enfermedad tiene tres aspectos, de acuerdo con la finalidad perseguida:
1. Tratamiento del brote

Corticosteroides: acortan la duración e intensidad de los brotes. Los brotes que se tratan son fundamentalmente los que causan algún tipo de discapacidad en el paciente.

Plasmaféresis: es una alternativa para los pacientes con intolerancia a los corticosteroides, aunque no se ha demostrado del todo su eficacia.

2. Tratamiento modificador del curso de la enfermedad

Se trata de prevenir la discapacidad neurológica a largo plazo. Algunos de los fármacos aprobados para este tratamiento son el interferón beta, el acetato de glatiramero, la azatioprina, la mitoxantrona o natalizumab.

3. Tratamiento sintomático
Consiste en tratar cada uno de los diferentes síntomas que derivan de la enfermedad, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Cómo se puede diagnosticar?

Los exámenes para diagnosticar la esclerosis múltiple abarcan:
• Exámenes de sangre para descartar otras afecciones similares

• Punción lumbar (punción raquídea) para exámenes del líquido cefalorraquídeo, incluso se busca la presencia de bandas oligoclonales en LCR. En los pacientes sanos no deberían aparecer este tipo de bandas. Su presencia puede orientar el diagnóstico, aunque también están presentes en otros tipos de patologías, por lo cual debe complementarse con datos clínicos de la sintomatología.

• Las resonancias magnéticas del cerebro y de la columna son importantes para ayudar a diagnosticar y hacer un seguimiento correcto.

• Estudio de la función neurológica (examen de los potenciales evocados auditivos, como respuesta auditiva provocada del tronco encefálico).
Sugerimos visitar la página oficial de Esclerosis Múltiple en Argentina para mayor información: http://www.ema.org.ar/

Los comentarios están cerrados.