Osteoporosis: ¿Qué es y cómo prevenirla?

A partir de los 50 años, la osteoporosis se hace presente. Consiste en una condición dada por la pérdida progresiva de la densidad ósea y el adelgazamiento del tejido óseo, lo que provoca una mayor vulnerabilidad a las fracturas. Esta situación puede darse como consecuencia de una enfermedad, de una deficiencia dietética u hormonal o a causa de la edad avanzada.

Los huesos son estructuras que sufren cambios con el paso de los años. Constantemente experimentan pérdidas y recuperación de masa ósea, pero a medida que una persona envejece, normalmente la pérdida de materia ósea se da de manera más rápida que su recuperación. Los cambios hormonales, como la menopausia, también contribuyen a la pérdida de densidad ósea.

Un hueso con osteoporosis muestra el tejido óseo con una porosidad mayor de lo normal, es decir, tiene menor densidad. Al darse esta situación su resistencia es menor, se vuelve más frágil y propenso a quebraduras. Pero, ¿qué hace que esto suceda?

Cuando hay una deficiencia de calcio en la dieta, el organismo se ve obligado a tomar el calcio de los huesos para poder cumplir con otras funciones metabólicas, por lo que se genera una descalcificación gradual. Otras causas de la osteoporosis son: la falta de vitamina D, la deficiencia de estrógeno en las mujeres, el consumo de alcohol, de tabaco, cafeína y la vida sedentaria.

Es necesario señalar que cuando se registra una pérdida de masa ósea que no llega a constituir una osteoporosis, se habla de osteopenia. Al tratarse de un proceso que se desarrolla gradualmente en el tiempo, la osteopenia puede ser considerada como una alarma que advierte sobre la llegada de la osteoporosis.

Muchas veces hemos oído hablar de la osteoporosis como “el ladrón silencioso”, ya que la persona no sufre ningún síntoma mientras se produce la pérdida progresiva de la densidad ósea. Por este motivo, se recomienda realizarse estudios a partir de los 40 o 50 años para determinar la situación ósea y poder prevenir una fractura.

Las fracturas más comúnmente asociadas a la osteoporosis se dan en:
• Cadera
• Columna (vértebras)

Además de determinar la situación de los huesos mediante una densitometría ósea, realizar actividad física (que contribuye con la adecuada fijación del calcio en los huesos y mejora la fuerza muscular), ingerir un aporte extra de calcio (se estima que deben ingerirse diariamente unos 1200 miligramos de calcio), o llevar un control para verificar la absorción de dicho mineral, pueden favorecer el buen mantenimiento de los huesos y prevenir la osteoporosis.

En los casos de osteoporosis avanzada en personas mayores, conviene directamente trabajar para mantener un buen equilibrio y coordinación física a fines de evitar caídas que puedan terminar en fracturas complicadas.

Los comentarios están cerrados.