Mujeres Multitasking

La época de la ama de casa que disponía de tiempo para cuidar los detalles, ocuparse de hornear tortas y disfrutar de un té con sus vecinas ha quedado como parte de un pasado remoto. En la actualidad, las mujeres ocupan un espacio en las sociedades mucho más activo, incluso alocado, en el que se les exige ya no sólo ser una madre cariñosa y atenta sino también destacarse como profesional, trabajando a la par de los hombres, haciendo piruetas todo el día para ocuparse de su familia y de sus obligaciones laborales. Como si eso fuera poco, los parámetros de belleza la impulsan a inscribirse en el gimnasio, hacer zumba, yoga, actuar en la obra teatral del colegio de sus hijos y finalmente, si le restan unos minutos, whatsappear, subir fotos al Facebook, ver algún capítulo de Netflix para tener tema de conversación en la oficina y ocuparse de que todo esté listo para que al siguiente día, la rutina no decaiga y todo esté en su lugar.

Mujeres madre, ama de casa, esposas, profesionales; mujeres #todolopuedo. ¿Han ganado terreno o lo han perdido? Bajo la premisa de ganar derechos quizás han relegado el instante del gozo sencillo, de mimar a sus hijos, de disfrutar de un tiempo de relajo para hornear ese budín del que hablábamos antes a modo de terapia y para agasajar a algún ser querido. Sólo ellas, cada una en su intimidad, podrán hacer un balance y contemplar si en esa palabrita anglosajona (“multitasking”) se esconde la felicidad o una vorágine que las tiene como claras perdedoras. Han logrado mucho, ¿pero a qué precio lo han hecho? Y aquí no está en juego la liberación femenina sino la simple realidad de verse comprometidas en muchísimas actividades de las cuales, en muchos casos, no pueden librarse. Actividades que tal vez desean delegar.

Las empresas piensan en ellas y les ofrecen nuevos beneficios, entre los más valorados se encuentra el “home office”. Resulta tragicómico que la recompensa sea el retorno al hogar, las ansias de recuperar el terruño, el hábitat de los afectos.

El rol de la mujer ha cambiado drásticamente y puede que se haya enriquecido en muchos aspectos: la liberación, la formación profesional, la autosustentación económica, los éxitos laborales pero uno de estos aspectos tiene su correlato, a cada derecho se le contrapone una nueva obligación.

Casa, hijos, marido, padres, trabajo, escuela, actividades extracurriculares, organización de vacaciones y planificación del tiempo libre de toda la familia: todo pasa por sus manos. Y muchas veces pide a gritos ayuda a su pareja, a su madre, a la vecina o a quien pueda brindársela.

Las compañías se preocupan por cuidarlas para no perderlas, porque suelen ser profesionales valiosas, pues tienen actitud y aptitud, saben lo que les cuesta cada logro y no están dispuestas a claudicar. Las mujeres representan hoy un papel muy importante en el desarrollo de la sociedad, su imagen de ama de casa ha evolucionado por completo para pasar a convertirse en una mujer multifacética y con un alto perfil como trabajadora o empresaria. Seguramente les produce una sensación de orgullo estar activas en el mundo laboral, que sus hijos y sus parejas puedan verlas como un ejemplo, un modelo a emular.

¿Pero el ser multifacética le permite estar presente en todos lados al mismo tiempo o la hace no estar a pleno en ninguno? No lo sabemos, pues es una respuesta que cada una de ellas se hará. Como sociedad deberíamos protegerlas un poco más, respetarlas en sus deseos, propiciarles oportunidades reales de desarrollo personal y profesional.

Desde Farmacias Dr. Ahorro, queremos evidenciar el enorme esfuerzo que realizan a diario muchísimas mujeres, amas de casa y/o profesionales que cubren todos los frentes con hidalguía y muchísimo amor, porque sólo de esa manera se alcanzan las fuerzas necesarias para dedicarle la vida a sus sueños.

Los comentarios están cerrados.