¿MI HIJO ES CELÍACO?

La Asociación Celíaca Argentina informa que la celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales. Pueden padecerla tanto niños como adultos. Sin embargo, la sintomatología de la celiaquía es más difícil de detectar en los niños.

La dificultad tiene su origen en tres motivos fundamentales:

A. Los síntomas no siempre son permanentes, la fluctuación hace que los padres lo confundan con algún tipo de indigestión.

B. El abanico de alimentos con gluten es muy variado (puede confundirse con reacción alérgica a determinado alimento).

C. La enfermedad tiene un carácter latente, es decir que tiende a presentarse sin aviso previo. Puede despertarse aun después de varios años de haber consumido alimentos con gluten.

Es importante por tanto estar atentos a los síntomas característicos de la enfermedad, por eso te detallamos los diez síntomas más frecuentes para detectar si tu hijo padece de esta intolerancia o no:

1. Dolores abdominales o calambres.

2. Distensión abdominal, gases o sensación de tener el estómago hinchada.

3. Cambios en las heces de manera frecuente, como diarrea o estreñimiento.

4. Náuseas y vómitos después de haber comido.

5. Falta de apetito.

6. Aumento del nivel de cansancio o fatiga (astenia), así como falta de ganas para salir a jugar o hacer actividad física.

7. Pérdida de peso repentina. Algunos pueden presentar dificultades para ganar peso de manera normal.

8. Crecimiento por debajo de lo normal comparado con otros niños de su edad. También puede retrasarse el comienzo de la pubertad.

9. Úlceras en la boca de manera recurrente y daños en el esmalte de los dientes.

10. Aparición de dermatitis herpetiforme, una enfermedad cutánea que aparece exclusivamente en las personas celíacas, y que se suele traducir en eczemas en las rodillas, los codos o las nalgas.

El diagnóstico precoz es fundamental para poner freno a la enfermedad, y evitar que se produzcan daños más graves sobre el intestino del niño.

Sugerimos acudir a tu médico de cabecera en el caso que identifiques alguno de estos síntomas en tu hijo, de modo que se puedan hacer las pruebas necesarias para determinar si se padece de intolerancia al gluten o no.

Los comentarios están cerrados.