HORMONA DE CRECIMIENTO INFANTIL: UN DESARROLLO DISTINTO

Todos conocemos la historia de Lio Messi, el mejor jugador de la selección argentina, héroe de millones de niños, y uno de los tantos que pasó por el tratamiento con la hormona de crecimiento. ¿Qué es y para qué sirve?

El tratamiento con hormonas de crecimiento va a estar determinado por la causa responsable del retraso. No siempre es estrictamente necesario ni tampoco persigue siempre el mismo objetivo.

Si el retraso en el crecimiento está producido por una enfermedad, por ejemplo, una cardiopatía, una intolerancia al gluten o un problema endocrino, el tratamiento estará encaminado a corregir la patología y su curación irá en beneficio del crecimiento y la ganancia de la altura final del niño.

Hoy en día el tratamiento se lleva a cabo con la hormona de crecimiento biosintética, la cual eliminó todos los riegos que conllevaba el tratamiento con la hormona extractiva (extraída de la hipófisis de los cadáveres).

El medicamento biosintético actual se realiza por vía inyectable una vez por día, es absolutamente seguro, eficaz en todas sus indicaciones y carece de efectos secundarios adversos graves.

Debe realizarse un seguimiento del tratamiento hasta que el niño alcance la edad ósea de adulto, es decir, hasta que los cartílagos se cierren. En ese momento el hueso ya no puede estirarse más y lograr el crecimiento físico es imposible. Los centímetros ganados en altura dependen de la patología que haya provocado el retraso en el crecimiento del niño; la hormona puede ayudar únicamente a mejorar la altura ósea final determinada genéticamente.

¿Cómo se administra la hormona del crecimiento a los niños?

• Mediante inyecciones, que deben ser diarias hasta que finalice el crecimiento del niño.
• La técnica de inyección es muy sencilla y debe ser aprendida por los padres.
• Los médicos deben calcular con precisión la cantidad de hormona del crecimiento que debe inyectarse a cada niño.
• Debe también realizarse un estrecho control médico del paciente, así como una vigilancia de la posible aparición de efectos adversos del tratamiento (poco frecuentes).
• Una vez que el tratamiento ha finalizado es necesario efectuar una reevaluación del paciente para determinar si persiste la deficiencia de hormona del crecimiento, y evaluar su administración durante la vida adulta.

¿Cuándo está indicada la hormona del crecimiento para los niños?

- Deficiencia de hormona de crecimiento.

- Insuficiencia renal.

- Síndrome de Turner (enfermedad genética)

- Niños que son pequeños al nacer y que no recuperan su canal de crecimiento.

- Niños con talla baja idiopática (son bajos sin causa que lo explique).

Los comentarios están cerrados.