FIN DEL MITO: EL CIGARRILLO ARMADO ES TAN DAÑINO COMO EL COMÚN

¿Fumás? ¿Conocés a alguien que fume? El hábito de tener un cigarrillo en la boca genera consecuencias mucho más graves que un tono grisáceo en los dientes o halitosis (mal aliento). El cigarrillo contiene arsénico, un conservante para la madera, enemigo letal para el corazón. Fumar aumenta 4 veces el riesgo de enfermedad del corazón, así como la disfunción eréctil, debido al daño que genera en las arterias. Además, afecta directamente la salud de los huesos y los pulmones e, incluso, puede generar esterilidad.

En los últimos años creció el consumo de cigarrillos armados. Existe una creencia de que el tabaco de los cigarrillos para armar es menos dañino para la salud que el de los convencionales. Pero allí está la trampa. Por un lado, el fumador de cigarrillos armados tiende a compensar la menor cantidad de nicotina con pitadas más frecuentes, largas e intensas. De esta manera, termina incorporando más nicotina de las que inhalaría en un cigarrillo convencional.

Por otro lado, se suele argumentar que este tipo de tabaco es menos dañino porque contiene menos aditivos. Según los médicos, esto es algo difícil de comprobar, dado que la mayoría de las marcas de cigarrillos convencionales no detallan con claridad la composición de los cigarrillos en el empaque. Pero la opción armada no es la única que genera esta falsa creencia. Las pipas, los narguiles (pipas de agua) y los habanos causan tanto o más daño en el cuerpo que el cigarrillo común.

Todas las formas de tabaco son adictivas y dañinas. No existe producto de tabaco que no sea perjudicial para la salud. Contienen nicotina y sustancias extremadamente tóxicas para el organismo.

¿Querés dejar de fumar? Contactate con la Fundación Cardiológica Argentina. Esta provee varios tests: de adicción, de motivación y de las razones que llevan a fumar. Además, ofrece material de autoayuda, con un recorrido interactivo para dejar el hábito. Llamalos al 54 11 4961- 6520/9388 o escribiles a info@fundacioncardiologica.org.

 

Fuente: www.diariopopular.com.ar

Los comentarios están cerrados.