El 2×4 multiplica tu salud

Bailar tango mejora la salud en general: armoniza todas las funciones orgánicas, estiliza la figura, agiliza la mente y genera sensación de bienestar. Bailar tango ejercita el cerebro. Así lo determinó un estudio que comprobó que en personas mayores los complicados pasos ayudan a estimular ciertas partes del cerebro. Además de apasionado e intenso, el tango es un buen ejercicio

Entre cruces, ocho, giros y quebradas dan rienda suelta a sus emociones. Es un momento de encuentro, de conexión con uno mismo y con el otro, de renuncia personal y de entrega total. Entregarse no es sólo quedarse pegado al otro sino hacerse cargo de uno mismo. Para bailar tango hacen falta dos personas que se complementen, que se entreguen en cada movimiento: una mujer que se deje llevar porque quiere y un hombre que la lleve por donde quiere ser llevada. El tango tiene códigos, figuras y combinaciones, pero cada pareja lo baila como lo siente. Por eso, en el tango jamás se ve a dos parejas bailando de igual modo.

Bailar el tango suele ser una actividad llena de pasión que hace bien al cuerpo y al alma. Un estudio demostró que también es un excelente ejercicio para el cerebro. Sus pasos permiten estimularlo y mantenerlo activo.

Patricia McKinley, de la universidad McGill de Montreal, en Canadá, estuvo a cargo de la iniciativa de investigar las consecuencias de este sensual baile. Se analizaron 30 personas, de entre 68 y 91 años. Los resultados mostraron una clara diferencia entre la mitad de los participantes que tomaron lecciones de tango y los que sólo caminaban, informó una agencia internacional. El estudio fue presentado en la reunión de la sociedad estadounidense de neurociencia. Allí se comprobó que actividades desafiantes como los pasos de baile o jugar al ajedrez estimulan de manera crítica los cerebros de las personas al envejecer.

Puede ser que el tango tenga letras melancólicas, pero bailarlo es algo maravilloso, te abstrae de todo, te obliga a dejar de lado las angustias y te transporta a un mundo mágico, donde todo es armonía, placer y bienestar. Bailar te abre las puertas a nuevas relaciones sociales, a nuevos contactos, te sensibiliza y humaniza.

Los bailarines admiten que cada día se sienten mejor física y anímicamente. Los testimonios dan cuenta que el tango los transforma por fuera y por dentro. Y esta metamorfosis les va generando, a la vez, una nueva actitud para enfrentar el mundo y disfrutar de la vida, para sumar nuevos lazos sociales y amistades.

Bailar al ritmo del 2x4 no suma, MULTIPLICA SALUD.

Conocé dónde hay milongas en Buenos Aires:
https://www.hoy-milonga.com/buenos-aires/es

Los comentarios están cerrados.