Cómo ser un padre que da buenos consejos

Importante: todas las sugerencias que te presentamos en este blog son a modo referencial. SIEMPRE TE SUGERIMOS RECIBIR CONSEJO PROFESIONAL.

Guia con el ejemplo. Si querés guiar con el ejemplo, entonces tu lema debe ser “Haz lo que digo y lo que hago”, de modo que tus hijos sepan que no sos hipócrita cuando les enseñás a diferenciar lo bueno de lo malo. Si querés que tus hijos se comporten de una manera que satisfaga tus expectativas, entonces primero deben ver el comportamiento positivo en vos. Estas son algunas formas en las que podés guiar con el ejemplo:

  • Por ejemplo, si no querés que tus hijos fumen o beban en exceso, entonces tampoco debés hacerlo en frente de ellos, o quizás en ningún momento.
  • Si querés que tus hijos te traten con amabilidad y respeto, entonces deben verte haciendo lo mismo con otras personas, desde el mesero en el restaurante local hasta el vendedor telefónico.
  • Si querés que tus hijos no se involucren en peleas, no elijas hacer lo mismo en frente de ellos.

Trata a la madre de tus hijos o a tu pareja con respeto. Si querés ser un buen ejemplo, entonces debes tratar a la madre de tus hijos con respeto. Si estás casado con ella, debés dejar que vean lo mucho que la amás, la ayudás y disfrutás de su compañía. Si sos cruel con tu propia pareja o con tu esposa, tus hijos verán que está bien ser cruel con otras personas porque papá hace lo mismo.

  • Parte de tratar a la madre de tus hijos o a tu pareja con respeto significa compartir el cuidado infantil y los quehaceres de la casa con ella.
  • Dejá que tus hijos te vean halagando a su madre o a tu pareja, y dándole el amor y el afecto que se merece.
  • No soló debés tratarla con respeto, sino amarla y esforzarte por mantener una relación de amor, diversión y educación. Si ella está feliz, entonces todos lo estarán.
  • Si se divorcian, nunca debés decirles a tus hijos nada malo acerca de ella, incluso si no terminaron en los mejores términos. Si les permitís ver que tu relación con su madre no es la mejor, se estresarán y se confundirán.

Admití tus errores. No necesitás ser perfecto para ser un buen ejemplo. De hecho, es mejor si no lo sos, porque tus hijos verán que nadie es perfecto y que todos cometemos errores. Si te has equivocado en algo, como al olvidarte de recoger a tu hijo de la escuela a la hora indicada o al perder los estribos, debés disculparte y reconocer tu error.

  • Si podés tragarte tu orgullo enfrente de tus hijos, entonces verán que está bien admitir cuando han hecho algo mal.
  • Admitir que has cometido un error desarrolla más carácter que “hacer lo correcto” todo el tiempo.

Ganate el respeto de tu hijo. El respeto se gana, no se da y debés hacer lo posible para que tus hijos te respeten como padre. Si no estás a su lado mucho tiempo, le gritas a su madre o sólo de vez en cuando estás de humor para disciplinarlos, entonces no te respetarán sólo porque seas su padre. Debés comportarte de una manera que sea admirable, honesta y consistente para que tus hijos vean que sos un padre modelo y una persona digna de admiración.

  • Tus hijos no deben adorarte y pensar que sos perfecto, deben ver que sos sólo un ser humano y querer hacer las cosas bien por sí mismos.

Llená a tus hijos de amor y afecto. Si bien podrías pensar que ser un buen ejemplo significa ser un poco distante y hacer siempre lo correcto, en realidad significa conectarte lo suficiente para darles besos y abrazos a tus hijos, y además hacerles saber lo mucho que significan para ti. No dejés que pase un día sin que les digas “Los amo” dándoles afecto físico y haciéndoles saber lo mucho que significan para vos.

  • Tus hijos desean recibir amor y afecto de vos, sin importar la edad que tengan.
  • Halaga a tus hijos y haceles saber que tu vida no sería la misma sin ellos.

Los comentarios están cerrados.