Cómo ser un padre presente

Importante: todas las sugerencias que te presentamos en este blog son a modo referencial. SIEMPRE TE SUGERIMOS RECIBIR CONSEJO PROFESIONAL.

La importancia de estar presente como padre

Dedicales tiempo a tus hijos. A tus hijos no les importa si acabás de obtener una gran promoción en tu empresa o si tenés la casa más costosa del barrio. Lo que les importa es si estarás presente para la cena, si los llevarás al partido de fútbol el fin de semana y si podrás ver una película con ellos. Si querés ser un buen padre, debés reservar tiempo todos los días para tus hijos (o a al menos todas las semanas) sin importar lo ocupado que estés.

  • Separá este tiempo en tu agenda. Tómate el tiempo para estar con ellos durante esos días y no dejés que otros compromisos se interpongan.
  • Si tenés más de un hijo, debés tomarte el tiempo para ver a cada uno de manera individual, de modo que puedas desarrollar relaciones únicas con ellos.
  • Si estás tan cansado que quizás no podés ir a jugar con tu hijo, hacé algo más con él, como ver una película relacionada al deporte que le guste. Es importante que estés con él de alguna manera.

Acompaña a tus hijos en los momentos importantes. Si bien planificar un tiempo para estar con tus hijos cada semana es una excelente forma de fortalecer tu relación con ellos, también debés estar presente en los momentos importantes de sus vidas. Organizá tu agenda laboral de modo que puedas estar presente en el primer día de clases de tu hijo, en el primer recital de ballet de tu hija o en la graduación de la escuela de ambos.

  • Tus hijos recordarán estos momentos por el resto de sus vidas y el tenerte ahí junto a ellos significará mucho.
  • Es posible que estés muy ocupado cuando uno de tus hijos esté a punto de lograr algo importante en su vida, pero si te lo perdés, te arrepentirás en el futuro.

Enseñales a tus hijos lecciones importantes. También debés estar presente para enseñarles cómo completar las tareas básicas de la vida. Podés ayudarle a tu hijo a usar el baño, a cepillarse los dientes de la manera correcta, a aprender a manejar su bicicleta, a conducir un auto cuando sea el momento adecuado. También podés enseñarle a afeitarse y a mantener una buena higiene. Tus hijos te necesitarán para aprender las grandes lecciones de la vida así como las pequeñas tareas cotidianas.

  • Dividí estas lecciones con tu pareja. Ambos deben enseñarles a sus hijos las cosas importantes que necesitan saber para crecer.
  • Ayudales a tus hijos a aprender de sus errores. Si han hecho algo mal, debés ayudarles a ver la razón y hablarles acerca de cómo evitar ese comportamiento en el futuro en lugar de sólo castigarlos y seguir adelante.

Desarrolla una buena comunicación. Estar presente en los momentos importantes en las vidas de tus hijos es clave y también lo es ser capaz de comunicarte con ellos cada vez que estás a su lado. No siempre tenés que hacer algo emocionante con tus hijos para que se diviertan pasando el tiempo con vos, sólo necesitás enfocarte en ser capaz de comunicarte con ellos para entender sus preocupaciones y dificultades.

  • Asegurate de hablar con tus hijos diariamente para que sepas lo que les preocupa, lo que harán durante esa semana y lo que tienen en mente.
  • No sólo preguntes superficialmente “¿Cómo estuvo tu día?” sin realmente querer saber la respuesta.
  • Si tus hijos son adolescentes o universitarios ocupados, es posible que no quieran discutir los detalles de su vida contigo. Sólo asegurate de hablar con ellos con la frecuencia suficiente para que sepan que te preocupás sin que se sientan abrumados.

Los comentarios están cerrados.