Cómo prevenir la migraña con el yoga

Importante: todas las sugerencias que te presentamos en este blog son a modo referencial. SIEMPRE TE SUGERIMOS CONSULTAR A TU MÉDICO Y RECIBIR CONSEJO PROFESIONAL.

El yoga puede curar las migrañas: ¿cómo?

Las migrañas implican un desbalance de la energía y el yoga cree que la energía puede regularse a través de la realización de ciertas posturas corporales y de  algunos ejercicios de respiración). En el campo de la ciencia, se han realizado estudios y revisiones que respaldan la aplicación del yoga junto con la medicación convencional como medida efectiva para aliviar y prevenir las migrañas.

Prevenir las migrañas

Es importante realizar las posturas de yoga como medida preventiva ante el dolor de cabeza; no es conveniente hacer las posturas mientras tienes el dolor. A continuación, les presentamos algunas posturas que pueden ayudarte a prevenir las migrañas, según afirman las creencias del yoga.

La tortuga

La mente entra en calma en esta postura: «calma los nervios del cerebro, y, tras finalizarla, uno se siente tan fresco como si hubiera despertado de un largo e ininterrumpido sueño».

yoga

yoga

La rueda

Esta postura, además de tonificar las piernas y los brazos y favorecer la corrección de la curvatura de la espalda alta, también tiene un efecto calmante en la cabeza.

yoga

yoga

La vela

Favorece el alivio de dolores corporales en general.

yoga

yoga

El paro de cabeza

La práctica regular de esta postura hace circular una corriente de sangre pura y sana a través de las células cerebrales, rejuveneciéndolas. Puede ser un tónico para las personas cuyo cerebro se fatiga rápidamente.

yoga

yoga

Ejercicios de respiración para aliviar las migrañas

Durante una migraña, puedes intentar relajar tu cabeza a través de ejercicios de respiración. De todas maneras, estos ejercicios también pueden servir de prevención, si practicás al menos uno de ellos, todas las mañanas por 10 minutos.

Nadi shodhana

Al purificar los canales de energía, la sangre recibe un mayor aporte de oxígeno. Uno se siente fresco, y los nervios se calman y se purifican. Asimismo, la mente se vuelve tranquila y lúcida.

  1. Sentate en una postura fácil o en diamante (arrodillado, sentado sobre tus talones; si esta postura es difícil, colocá un almohadón entre tus talones y tus caderas). Cerrá los ojos.
  2. Colocá los dedos índice y mayor de la mano derecha en tu entrecejo.
  3. Tapá, con el pulgar, la narina derecha, y exhala todo el aire de tus pulmones por la izquierda.
  4. Inhalá por la izquierda, contando hasta 4. Luego, tapá la narina izquierda con el dedo anular.
  5. Destapá la fosa nasal derecha y, a través de ella, exhalá mientras contás hasta 8. Volvé a inhalar por la narina derecha, siempre contando hasta 4.
  6. Tapá la narina derecha y exhalá por la izquierda en 8 tiempos.
  7. Esta es una repetición del ejercicio. Hacelo por lo menos 10 veces, siempre inhalando por la misma narina que exhalaste, y siempre contando hasta 4 al inhalar y hasta 8 al exhalar. Si estos tiempos son demasiado difíciles, probá con 3 y 6 respectivamente.

Ujjayi

Es el ejercicio de respiración que imita cómo respiramos cuando dormimos. Por eso, sirve para calmar los nervios y refrescar el organismo.

  1. Sentado en postura fácil o en diamante, con la espalda derecha, da una profunda exhalación. Cerrá los ojos.
  2. Al inhalar, hacé que el aire pase más cerca del paladar; la respiración debe hacer un sonido audible, un casi ronquido.

Los comentarios están cerrados.