CÓMO BAJAR LA FIEBRE

La fiebre es una reacción del organismo frente a una dolencia física que se manifiesta a través del aumento de la temperatura corporal. Para bajar la fiebre, lo primero que hay que tener claro es qué se considera una temperatura alta. Entre los 37 y 37.8 grados se denomina febrícula. A partir de ese valor es hipertermia.

Las causas de la fiebre son diversas: infecciones virales como faringitis, otitis o bronquitis; infecciones bacterianas que afectan el tracto respiratorio superior e inferior, el aparato urinario o digestivo; enfermedades crónicas, reumáticas u oncológicas; o bien, motivos poco frecuentes como parasitarios.

"Cuando aparece de forma súbita, con más de 39.5 grados de temperatura, pasa a ser una causa viral. Entre los 38 y 38.5, se trata de algo más crónico y cuando es de 38.5 o 38.8, generalmente se trata de un foco infeccioso", detalla Miguel Yasi, especialista en Clínica médica del Hospital César Milstein y el Pirovano.

Si bien es siempre recomendable la consulta médica, sobre todo en recién nacidos, bebés, menores, ancianos o personas con patologías previas, hay una serie de medidas que pueden ser útiles para bajar la fiebre.

Ingerir líquidos (preferentemente agua)

Al incrementarse la temperatura corporal, en el organismo se manifiestan diversas modificaciones. "Entre las principales, la vasodilatación generalizada. Por eso  se produce el enrojecimiento de la piel. La vasodilatación baja la tensión arterial por lo cual es importante la hidratación", precisa el Dr. Yasi.

Colocarse paños de agua tibia

Es un error muy común utilizar pañuelos o toallas humedecidas en agua fría para bajar la temperatura. Sin embargo, siempre es mejor usar agua tibia o ligeramente caliente para bajar la fiebre en forma gradual y natural.

Darse un baño con agua tibia

Para disminuir la temperatura corporal es recomendable permanecer unos 20 minutos en la bañadera con agua tibia. El objetivo es que la persona afectada se refresque y la fiebre comience a bajar. "La hipertermia da la sensación de tener frío, con lo cual, hay que utilizar agua tibia o calentita. De lo contrario, puede generarse un espasmo, en especial en los niños", explica el doctor Yasi.

Utilizar ropa de algodón

Cuando la temperatura comienza a bajar, el cuerpo suele transpirar. En ese momento, es recomendable usar ropa de algodón. Es importante que las glándulas sudoríparas expulsen el calor corporal. Por lo tanto, no es aconsejable excederse en el uso de acolchados térmicos o varias capas de frazadas. Es preciso también que el ambiente cuente con una temperatura entre los 21 y 22 grados.

Tomar antipirépticos

En dosis de 500 mg cada 6 horas o 1 gramo cada 12; siempre que el paciente tenga función renal conservada.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Los comentarios están cerrados.