COMBATIR LA DEPRESIÓN

La Depresión, llamada técnicamente “Desorden Depresivo Mayor”, es uno de los flagelos más importantes de la vida actual en salud mental. Mucha gente padece Depresión.

Lo que más caracteriza a la Depresión es un estado de ánimo caído y triste que se acompaña con una pérdida generalizada del interés y la capacidad de experimentar placer. Otros síntomas pueden también aparecer, como por ejemplo, insomnio o hipersomnia (dormir mucho), cansancio, dificultades para concentrarse, pensamientos de muerte, sentimientos de culpabilidad, vacío e inutilidad.

La Depresión es un cuadro que varía mucho en intensidad y duración; pero en todos los casos genera un importante nivel de sufrimiento y dificultad para quien la padece. El paciente depresivo puede presentar problemas en su trabajo, sus estudios, sus relaciones familiares. En las formas más graves, la Depresión puede terminar con el suicidio.

ANTE TODO DEBÉS CONSULTAR A UN PROFESIONAL PARA PEDIR AYUDA.

Nosotros te presentamos algunas prácticas muy utilizadas por los psicólogos para el tratamiento de la depresión. Todas ellas han demostrado ser muy eficaces para poder superar el trastorno depresivo. La mayoría de ellas son de orientación cognitivo-conductual y con una amplia verificación experimental.

Estás prácticas no son sólo recomendables para aquellos que atraviesan un período depresivo sino también para todos aquellos que no teniendo ningún trastorno del ánimo deseen potenciar su capacidad para enfrentarse a los desafíos de la vida, aumentando su asertividad, inteligencia emocional, energía personal o capacidad para la ecuanimidad (capacidad para aceptar los diferentes estados emocionales).

Si estás en tratamiento de depresión con psicólogo o psiquiatra puedes consultarle sobre la aplicación de los métodos que puedes leer a continuación:

CLAVE 1: ACTIVARTE

Es fundamental para poder superar una etapa de desánimo y pérdida de interés por las cosas el realizar actividades que te hagan sentir mejor. Si bien es verdad, que cuando se está deprimido no tenés ganas ni crees que el hacer actividades te sirva para algo; sin embargo, la ejecución de actividades permite incrementar tu nivel de energía física y mental, desenfocar la mente de los pensamientos negativos obsesivos y poner a prueba y refutar los pensamientos negativos.

La práctica consiste en que selecciones un grupo de actividades que antes de entrar en crisis te generaban interés e ilusión. Por ejemplo, si antes de deprimirte te gustaba practicar alguna modalidad de deporte, ahora deberías proponerte recuperar esa actividad, aunque sea de manera reducida.

CLAVE 2: PENSAMIENTOS POSITIVOS

Esta práctica es la más utilizada por los psicólogos de orientación cognitivo-conductual. Consiste en aprender a identificar los pensamientos negativos, que suelen tener carácter automático y semi-inconsciente. Normalmente son breves y muy tóxicos, por ejemplo “soy estúpido”, “jamás conseguiré mejorar”, “todos consiguen lo que yo soy incapaz de lograr”, etc.

Una vez identificados debés aprender a sustituirlos por otros pensamientos que tengan carácter realista, lógico, racional y positivo. Por ejemplo, si algo he hecho mal, en vez de pensar “soy un estúpido”, aprenderé a decirme: “que cometa un error no quiere decir que sea un estúpido”. Para poder realizar correctamente este trabajo deberás hacer registros de tus pensamientos negativos e ir cambiando, también por escrito, hacia pensamientos realistas y positivos.

CLAVE 3: DESARROLLÁ TU AUTOESTIMA

Los psicólogos tenemos claro que la autoestima es a la salud mental lo que un sistema inmunológico resistente al cuerpo físico. Con un buen nivel de autoestima se hace muy difícil que se desarrolle la depresión. La autoestima está sustentada en un buen autoapoyo dónde nos valoramos y toleramos nuestros defectos.

La práctica fundamental para desarrollar la autoestima consiste en la identificación y eliminación de los pensamientos autocríticos. Tu mayor enemigo sos vos mismo, particularmente cuando te atacás con pensamientos críticos. Tenés que aprender a hablarte a vos mismo de manera respetuosa otorgándote el valor que tenés por el simple hecho de ser persona. El tratarte bien, como lo haría un buen padre que te transmite su cariño, apoyo y valoración, es clave para que puedas desarrollar tu autoestima.

CLAVE 4: DESARROLLÁ TU ASERTIVIDAD

La asertividad es la capacidad para saber defenderte de manera no violenta frente a las presiones, exigencias o abusos de los demás. Si tenés dificultad para reafirmar tus puntos de vista ante los demás, saber decir “no” a una petición abusiva, o tomar iniciativas con los demás, posiblemente necesités aprender a desarrollar tu asertividad. Si te sentís incapaz de responder a las exigencias abusivas de los demás, posiblemente esto te haga sentir débil e inseguro y acabarás criticándote a vos mismo en lugar de ser crítico con los demás.

CLAVE 5: DESARROLLÁ TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

El saber aceptar y tolerar los diferentes estados emocionales, aunque sean negativos, será una de las mejores ventajas con las que podés contar en la vida. Si tenés ansiedad, tristeza, temor o rabia y te podés “controlar” sin que estas emociones te desborden, serás una persona con una buena capacidad de autocontrol. Y claro, si sabés tener tolerancia y aceptación de las emociones negativas, podrás tener una mayor capacidad de disfrute de las positivas.

CLAVE 6: AFRONTAR LAS SITUACIONES

Es frecuente en el trabajo de los psicólogos el atender a personas con un alto nivel de evitación. Esto es, el huir de aquellas situaciones que suponen un alto nivel de malestar: una asignatura que se ha suspendido en varias ocasiones, un encuentro con personas que me hacen sentir inseguro, una persona que me atrae pero que creo que me puede rechazar, el compromiso en una relación de pareja, etc.

La evitación es un mecanismo de defensa que “protege” a corto plazo de no experimentar miedo o ansiedad, pero que a mediano plazo arruina las consecuciones en la vida ya que cualquier objetivo que suponga un cierto grado de temor es evitado y con ello frustrado. Es evidente que la depresión se nutre de la evitación.

CLAVE 7: ESTABLECÉ OBJETIVOS

Una de las características típicas de la depresión es la pérdida de interés por alcanzar objetivos. Las personas siempre necesitamos tener metas, mayores o menores, que poder conseguir en la vida para estar ilusionados y estimulados. El saber establecer objetivos que ilusionen será un gran estímulo para superar la depresión.

CLAVE 8: APRENDÉ A RELAJARTE

Otra de las técnicas más enseñadas por los psicólogos es la relajación. Esta técnica es fundamental para que aprendas a aflojar tus músculos y con ello también tu mente. Cuando el cuerpo está relajado, tu aptitud psicológica es más serena y tu manera de pensar se hace menos negativa, aprensiva, obsesiva o rígida.

CLAVE 9: APRENDE A MEDITAR

En los últimos años se han multiplicado las investigaciones de los psicólogos sobre la efectividad de la práctica de la meditación o mindfulness (atención plena). Sus efectos son muy valiosos para el tratamiento de la ansiedad, la obsesividad, las recaídas de tipo depresivo, las enfermedades psicosomáticas, y en general para el desarrollo de la capacidad de aceptación y tolerancia tanto del dolor físico como cualquier tipo de malestar emocional.

CLAVE 10: APRENDER A SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS

El saber solucionar los diferentes problemas a los que la vida nos somete es algo que podemos aprender o mejorar a través de estrategias de solución de problemas que han sido bien constatadas empíricamente. Se trata de desarrollar la capacidad de saber valorar adecuadamente los pros y los contras que implica cualquier toma de decisiones para poder elegir adecuadamente.

¿Cómo aplican estos métodos los psicólogos?

Cada persona es totalmente única e individual, por tanto, cada persona requiere un tratamiento personalizado, pero en el tratamiento de la depresión son imprescindibles el aprendizaje para cambiar los pensamientos negativos y autocríticos así como la activación conductual, la realización de actividades que puedan generar un sentimiento de satisfacción y control. Las demás prácticas son utilizadas dependiendo de las necesidades de cada persona.

Y REITERAMOS: ANTE TODO DEBÉS CONSULTAR A UN PROFESIONAL PARA PEDIR AYUDA.

Los comentarios están cerrados.