Cautivados por la pantalla: ¿qué es el phubbing?

Vivimos en una sociedad plagada de smartphones, pantallas increíblemente llamativas y cautivantes. Suelen ser ellas los protagonistas de muchas de nuestras comidas familiares, encuentros con amigos y viajes en pareja. Así es, todos practicamos “Phubbing”. El término se utiliza con la intención de describir aquel momento en el que desatendemos y descuidamos la compañía humana por prestar mayor atención a nuestro celular. Nace como una combinación de dos términos anglosajones: phone (teléfono) y snubbing (despreciar), una conjunción de palabras que, sin duda, resulta bastante explícita para este término que llevamos a la práctica de forma casi inconsciente.

Es un hábito (¿o debemos llamarlo vicio?) cada vez más recurrente y constituye una tendencia que arribó junto con el boom de los teléfonos celulares. Nuestra dependencia puede afectar nuestras relaciones y llevarnos a ser individuos cada vez más tensionados y ansiosos. ¿Cuál es nuestro miedo? ¿Perdernos de algo por desatender las últimas noticias? ¿Nos preocupamos más por un par de likes que por gustarle a nuestro compañero de viajes?

Frente a esta situación, existen quienes intentan formular algunas iniciativas anti-phubbing a fines de frenar esta corriente que amenaza con deshumanizar el contacto social. Ellos proponen retornar a la comunicación cara a cara como medio principal para la comunicación humana. Establecer prioridades en la comunicación resulta fundamental para evitar caer en la práctica del “phubbing”, que afecta tanto a adolescentes como adultos en sus respectivos trabajos y responsabilidades.

Los comentarios están cerrados.