ALERTA POR EL SARAMPIÓN

HABRÁ VACUNACIÓN EN OCTUBRE

Ya son cinco los casos autóctonos de sarampión en el país. El Ministerio de Salud publicó un alerta y decidió agregar una dosis extra de vacunas para niños que tienen entre seis meses y un año. Sin embargo, Nicolás Kreplak, presidente de la fundación Soberanía Sanitaria y ex viceministro de Salud de la Nación aclaró que “esto no es una campaña” y que recién se pondría en marcha una en octubre.

A principios de agosto, el ministerio que dirige Adolfo Rubinstein informó que, hasta el momento, se detectaron cinco casos autóctonos de la enfermedad, los primeros desde el año 2000. Cuatro de ellos corresponden a niños menores de un año y uno a una mujer de 23, todos ellos ubicados en la Ciudad y en provincia de Buenos Aires. “En esas zonas donde aparecieron casos de sarampión, se decidió agregar una dosis de la vacuna Triple Viral, a la que llaman dosis cero, que se le va a dar a todos los niños que tienen entre 6 meses y un año. Pero esto no es una campaña”, señaló Kreplak. La primera dosis de la Triple Viral se aplica cuando los niños cumplen un año. “Antes cuentan con la inmunidad pasiva que la madre les transmite durante el embarazo”, afirmó.

El ex ministro de Salud le explicó a Página12 que se debe iniciar una campaña de vacunación para prevenir el sarampión cuando la cantidad de fallas primarias y gente sin vacunar es igual al número total de nacidos vivos en un año. Se denomina “falla primaria” a aquellas personas que, a pesar de que fueron vacunadas, no generaron anticuerpos por diversas razones que pueden ser desde personales a un problema en el proceso de aplicación. “Calculamos que hay más de 800 mil personas sin vacunar desde 2017 y por esta razón se debería haber iniciado antes con una campaña de vacunación. Además, sabíamos que había un brote en Venezuela que, a su vez, generó otro en Brasil y es el mismo ADN viral que apareció en Argentina. Es mandatorio hacer una campaña en esas circunstancias”, sostuvo Kreplak.

Asimismo, opinó que el plan de aplicar una dosis cero a los niños menores de un año sólo en las zonas en las que aparecieron los casos “es arriesgado” porque sólo sería en Capital y la región sexta del conurbano. “Supongo que lo hacen así porque no tienen más recursos. Lo óptimo sería que se hiciera en el área metropolitana”, afirmó. Recién en octubre se haría una campaña a nivel nacional en la que se reforzaría las dosis de la vacuna en niños que tengan entre 1 y 4 años.

Para Kreplak, además de la existencia del brote en otros países, falta financiamiento y políticas de salud. “A principios del año hubo una comunicación de los responsables de vacunas de todas las provincias en la que le pidieron a sus ministros de Salud que le soliciten a Nación que entregue insumos porque la situación es crítica. Faltan materiales para poder vacunar, como jeringas, y hay vacunas que llegaron de manera errática”, contó. Asimismo, señaló que la gestión de Cambiemos convirtió la Dirección Nacional de Vacunación en un programa. También dijo que se suspendió la capacitación de vacunadores en los territorios. “Esto facilitaba la llegada a las comunidades. Cuando baja la tasa de cobertura, sube el contagio”, sostuvo.

Según el ex ministro de Salud, los brotes comenzaron por falta de vacunación. “En América teníamos una buena tasa de cobertura de vacunas. En Europa, donde muchas personas deciden no vacunarse, o en África nunca dejó de haber circulación del virus. En Argentina, todos los años solía haber casos, pero importados. No se producían contagios locales”, señaló Kreplak.

A principios de julio, se confirmaron los dos primeros casos autóctonos: un niño de 5 meses residente en Capital Federal y una niña de 6 meses en la provincia. La enfermedad tiene un nivel alto de contagio y, ante la sospecha, es preciso llamar a un médico inmediatamente. “Si se va a la guardia, se tiene que avisar que es un posible caso de sarampión para que no lo dejen esperando por el peligro de contagio”, explicó Kreplak. De hecho, los dos últimos casos que surgieron tuvieron contacto con el primero: la mujer convive con el bebé y una niña de seis meses estuvo en la sala de espera con él.

El sarampión es una enfermedad viral que se contagia por vías respiratorias y se manifiesta con fiebre, conjuntivitis, congestión nasal y tos. Posteriormente, aparece el sarpullido en el cuerpo. “No hay que llevar al chico a la escuela. Hay que estar muy precavido”, advirtió Kreplak. Si bien es más frecuente en niños, cuando la enfermedad la contrae un adulto resulta más peligrosa ya que “hay un porcentaje importante de fallecimientos y secuelas neurológicas”.

Fuente: www.pagina12.com.ar

Los comentarios están cerrados.