9 COSAS QUE TUS MANOS REFLEJAN SOBRE TU SALUD

Las manos son nuestras principales herramientas. Las utilizamos a diario para casi todas las actividades que realizamos. Sin embargo, estamos tan acostumbrados a ellas que a veces no nos detenemos a reconocer su importancia, y no notamos las alteraciones que éstas sufren. Esta parte de nuestro cuerpo puede ir cambiando con el correr de los días, y puede ser manifestadora de ciertas afecciones de la salud de las cuales no somos conscientes.

1- Manos temblorosas

Cuando uno nota sus movimientos poco precisos debido al temblor en las manos, se prende una señal de alerta ya que teme padecer alguna enfermedad como el mal de párkinson. Sin embargo, los espasmos en las manos no siempre se relacionan con eso. A veces, están ligados al exceso en el consumo de cafeína o al abuso de medicamentos antidepresivos.

2- Sudoración

¿Alguna vez le agarraste la mano a alguien y estaba húmeda? ¿Te pasa a vos? Te contamos por qué. El sudor en las manos es muy común, en especial para aquellas personas que padecen hiperhidrosis o sudoración excesiva. Sin embargo, también puede ser señal de ansiedad, estrés o incluso preocupación por algún tema particular.

3- Manos inflamadas

La inflamación de las manos no suele pasar inadvertida. En la mayoría de los casos, indica un cuadro de edema que ocurre cuando los líquidos se retienen en los tejidos del cuerpo. Sin embargo, las manos inflamadas también pueden darse como resultado de la expansión de los vasos sanguíneos frente al incremento de energía durante el ejercicio.

4- Manos resecas y escamosas

Tanto los pies como las manos pueden presentar signos de resequedad. Si bien el agrietamiento de la piel no es tan común, sí suelen producirse endurecimientos o callosidades debido a la falta de nutrientes y a la acumulación de piel muerta. Si la piel se torna escamosa, eso indica la falta de vitamina B, necesaria para reparar los tejidos y fortalecer las uñas. El incremento de niacina (vitamina B3) y biotina (vitamina B7) retiene la humedad de forma natural y estimula la producción de colágeno, mejorando así su apariencia. Existen varias fuentes de vitamina B. Entre ellas, se encuentran el pescado, el maní y la palta.

5- Sarpullido y comezón

En varios casos, las manos resecas, con sarpullido y comezón, suelen manifestar el desarrollo de eccemas. En estos casos, es recomendable acudir a un médico especializado para que lo diagnostique y recete un tratamiento adecuado para controlar la irritación. Sin embargo, si no se trata de un eccema, se aconseja aumentar la utilización de cremas humectantes ricas en vitamina A y E.

6- Uñas blancas

¿Alguna vez notaste tus uñas pálidas o blancas? Esto suele deberse a la falta de glóbulos rojos que transportan oxígeno en los tejidos, mejor conocido como anemia. La mejor forma de obtener un diagnóstico es a través de un análisis de sangre, y el tratamiento para combatirla es a través de un suplemento de hierro. Para ello, siempre es fundamental consultar a un médico.

7- Yema de los dedos azules

¡Sí, azules! Si las yemas de tus dedos cambian de color y adoptan un tono rojizo o azulado, puede ser indicio de la enfermedad de Raynaud. Se trata de un trastorno poco común, que afecta generalmente los dedos de las manos y de los pies como producto del frío o del estrés. Las recomendaciones para evitarlo incluyen utilizar guantes de lana, dejar el tabaquismo y evitar tanto las bajas temperaturas como situaciones que puedan generar estrés.

8- Uñas débiles

La debilidad en las uñas es muy común en aquellas personas que se las muerden, pero en la mayoría de los casos indica una deficiencia de vitaminas y proteínas, encargadas de producir la queratina que mantiene las uñas fuertes. En algunos casos, las uñas débiles también pueden ser un claro signo de anemia.

9- Manchas en las manos

Nuestras manos están muy expuestas. Son la parte de nuestro cuerpo que más está en contacto con las diversas superficies e incluso sustancias agresivas con las que estamos en constante contacto. Los rayos UV, la contaminación y algunos compuestos químicos causan alteraciones en las manos acelerando su proceso de envejecimiento. Es muy importante cuidarlas con cremas humectantes en las épocas de calor, y con guantes en las estaciones más frías del año.

Nuestras manos son fundamentales en nuestro día a día y, al igual que a todo nuestro cuerpo, debemos cuidarlas. Ahora ya sabés, si notás alguna anormalidad en tus manos, puede ser signo de que algo no está del todo bien en tu organismo. Por eso, siempre recomendamos acudir a una consulta médica.

 

Fuente: www.bodytech.com.co

Los comentarios están cerrados.